acero innoxidable

 El Acero Inoxidable Se Oxida ?

El acero inoxidable es una aleación de hierro (Fe), carbono (C), níquel (Ni) y Cromo (Cr). Al presentar una superficie lisa y poco porosa es extremadamente higiénico por lo que es amplia mente empleado en restaurantes, cocinas industriales, hospitales y laboratorios. Se muestra neutro frente a los alimentos (no varía las características de estos), no se descascarilla, no se oscurece con el tiempo, tiene una buena presencia estética y permite su utilización en temperaturas extremas. Todas estas características hacen de él una aleación muy utilizada.

¿Inoxidable?  El acero inoxidable también se oxida. Aunque, eso sí, no presenta el aspecto herrumbroso de otros metales o aleaciones. Y esto es debido a la presencia del cromo contenido en la aleación, en una proporción de al menos el 11%.

¿Qué es lo que ocurre entonces para que muestre siempre el mismo aspecto metálico y brillante?

Al reaccionar con el oxígeno del aire, el cromo —distribuido de forma homogénea por toda la aleación— se oxida, formando una fina capa continúa y resistente de óxido de cromo (Cr2O3) por toda la superficie, lo que protegerá al hierro y al níquel de los ataques corrosivos del medio ambiente. Este óxido se forma instantáneamente aunque sea removido por efecto de golpes o ralladuras, por lo que la protección es constante.

Este fenómeno es conocido en metalurgia como pasivación y no sólo se presenta en los aceros inoxidables. También lo hace, por ejemplo, en el aluminio, donde el óxido pasivador es la alúmina (Al2O3).

Nota sabionda: Aunque en sus primeros años de existencia el acero inoxidable se destinó a la fabricación de cuberterías, su origen respondía a necesidades distintas. En los albores de la Primera Guerra Mundial se investigaba cómo mejorar una aleación para proteger los cilindros de los cañones y de las pequeñas armas de fuego del desgaste por el calor y la corrosión.

FUENTE : www.sabercurioso.es